El Palacio Salvo brilla como un faro que desde su cúpula ilumina toda la ciudad con tecnología led.