Los alimentos que se distribuyen en el Vilardebó que cuestan 290.000 pesos al mes, son trasladados de forma “irregular". 

Evaluar lo que se hace permitirá eliminar programas de Estado, modificarlos o profundizarlos.