Los dueños del local de fiestas presentaron un informe que niega la hipótesis de muerte por asfixia del niño, pero la familia pretende demostrar que contiene equivocaciones.