El declive mundial en las poblaciones de abejas, debido al impacto del ser humano, supone una seria amenaza para una gran variedad de plantas críticas para nuestro bienestar y nuestros medios de vida, ha advertido este lunes la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en base a los datos disponibles en los Estados Unidos y Europa.