Ninguno de los ciudadanos mexicanos detenidos contaba con requisitoria o pedido de captura internacional al momento de ingresar a Uruguay.