Jueves, 25 Noviembre 2021 11:27

Nuevo inventario patrimonial del Centro y Cordón

Escrito por

La Intendencia de Montevideo (IM) realiza este trabajo inédito para una zona grande de la ciudad que abarca unos 10.000 padrones, que fueron relevados estableciendo sus grados de protección patrimonial. 

El relevamiento permitirá brindar a la ciudadanía una información de alto valor para la toma de decisiones, tanto en propietarios como en inquilinos y para vendedores como compradores, quienes sabrán qué tipo de acciones podrán ejecutar en relación a los grados de protección patrimonial que una vivienda tenga. Además, permitirá el impulso del desarrollo urbano en esta área tan amplia e importante.

En los próximos días se pondrá a disposición en el sitio web de la IM la información complementaria sobre la normativa urbana que regirá en el área.

Metodológicamente, el inventario continúa lo realizado sobre Ciudad Vieja a partir de la experiencia iniciada en 1983 en defensa del Patrimonio por actores relevantes de la sociedad ante la desidia del poder institucional de la época.

Aquellas luchas impulsaron el inventario de Ciudad Vieja y los planes elaborados a posteriori, que luego fue aplicado a otras zonas que fueron inventariadas patrimonialmente y que recibieron sus normativas especiales de ordenamiento del territorio.

Este es el final de un proceso que tuvo dos años de trabajo y es una señal para la conservación del patrimonio. Hasta ahora existían áreas patrimoniales en Carrasco, Punta Gorda, Pocitos, Prado, Ciudad Vieja y otros barrios más pequeños como Colón y Peñarol.

El director del Departamento de Planificación de la Intendencia, Luis Oreggioni, explicó que el Centro está viviendo un proceso de edificación que ya tiene unos cuantos años y se ha consolidado. “Tenía determinados edificios que eran bienes de interés departamental pero no había una mirada sistemática e integral. Ahora hay una apreciación patrimonial como una lupa puesta sobre cada inmueble”.

De esta manera se pasará a tener un inventario actualizado padrón por padrón con la información que permita identificar qué valoración patrimonial tiene: si su sustitución es posible, deseable o si debe ser preservado.

Luego le seguirá la normativa de edificaciones, con algunos cambios respecto de las alturas permitidas y parámetros de edificación, para luego culminarse con una planificación detallada.

Oreggioni recordó que “desde los años 50 fines del siglo XX, Montevideo tenía una única altura permitida para toda la ciudad, dependiendo del ancho de la calle: 17 metros de ancho de calle equivalía a 27 metros de altura permitida. Era una lectura urbana muy homogénea. Progresivamente se fue comprendiendo la necesidad de la diversidad urbana como un valor a reconocer y estimular: un cambio de paradigma urbanístico”.

El nuevo plan sobre el Centro y Cordón se propone cuidar a la ciudad construyendo una nueva Montevideo. Oreggioni adelanta que “asumiendo la responsabilidad de cuidar el patrimonio, no nos quedamos en el pasado sino promovemos construir para las futuras generaciones. Hacer una ciudad mejor revalorizando las áreas centrales, darles más vida, porque el Centro y Ciudad Vieja han vivido décadas de deterioro mientras surgían nuevos centros en otras áreas de la ciudad”.

Hay pocas ciudades en el mundo con tal cantidad de padrones protegidos y en latinoamérica son pocas las que lo igualan o superan. Por ejemplo, son algunas ciudades que tienen una historia más antigua que Montevideo y mantienen edificios de una época colonial más extendida.