Jueves, 06 Agosto 2020 18:35

Uruguay exportará cannabis medicinal y cáñamo industrial

Escrito por

El Poder Ejecutivo habilitó la exportación de cannabis medicinal y cáñamo industrial.  

El prosecretario de la Presidencia y titular de la Junta Nacional de Drogas, Rodrigo Ferrés, explicó que la finalidad de esas normas, es impulsar el desarrollo de esta industria en Uruguay.

Ferrés explicó que la normativa autoriza la exportación del cannabis medicinal que por distintas razones permanecía desde 2018 sin poder ser comercializada.

Uno de los decretos permite la exportación de cannabis medicinal correspondiente a las zafras 2018-2019, previo aval del Ministerio de Salud Pública. Añadió que se trata de existencias que las empresas instaladas ya tenían comprometidas en el exterior, pero carecían de las habilitaciones correspondientes. El otro autoriza la venta de cáñamo industrial, es decir, cannabis no psicoactivo, de cosechas que datan del año 2018 a la fecha.

El jerarca remarcó que la decisión del Ejecutivo es fundamental para que las empresas, que invirtieron en recursos humanos, financieros y tecnología, puedan concretar sus exportaciones, ya que se trata de un producto perecedero. Enfatizó que la comercialización del cannabis dentro del territorio nacional, en el marco de estos decretos, no es para consumo directo, sino para la extracción de aceites y otros derivados, tanto para elaborar productos medicamentosos como de tipo cosmetológico u otros usos.

Ambos decretos fueron elaborados con una cuidada redacción y un minucioso estudio y cotejo de leyes en la materia, con el fin de que ningún aspecto externo pueda contravenir la convención internacional de contralor de estupefacientes. En ese sentido, dijo: “Acá no estamos hablando de estupefacientes, estamos hablando de utilizar materia prima con fines medicinales”, sobre la base de la evidencia científica a nivel mundial, que señala que lo que se extrae del cannabis es altamente recomendable para el tratamiento de determinadas patologías.

Agregó que se mantiene un fluido contacto con la Secretaría Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo (Senaclaft), a efectos de preservar la transparencia y el cumplimiento de las normas nacionales e internacionales.