Miércoles, 23 Septiembre 2020 14:41

OPINIÓN - Elección con precauciones

Escrito por

El próximo domingo se realizan elecciones departamentales en todo el territorio nacional.  

Esta situación, solamente por la enorme movilidad que produce en la población, es una de las pruebas más duras y difíciles que el sistema político impone a la población en medio de una pandemia que afecta y sigue afectando, grandes zonas del planeta.

La preocupación es muy grande. Se han manifestado advertencias de todas las forma posibles desde distintas sectores políticos, desde los propios candidatos, las autoridades sanitarias, Ministerio de Salud Pública, etc..

Es verdaderamente imposible preveer que resultado puede tener en el índice de contagio del Covid-19 la movilidad que provoca en la población, el traslado a las mesas receptoras de la Corte Electoral, viajes hacía departamentos del interior, a pueblos y poblaciones lejanas.

Desde que en nuestro país se impuso el alejamiento voluntario, no hubo ninguna acción de la envergadura que conlleva el acto eleccionario del próximo domingo.

Entonces, de acuerdo a lo establecido, los uruguayos deberemos concurrir a votar en medio de medidas extremas de alejamiento y de precaución.

Lo que si debemos tener muy presente es que la oportunidad de cuidarnos a nosotros mismos es la única alternativa válida para pasar el domingo 27 sin sobresaltos futuros.

Esto es, tener mucho cuidado y precuación. No concurrir a la hora que siempre sabemos que va la mayoría de los votantes, ir con la hoja de votación preparada, si hay una fila extensa, esperar afuera, a resguardo, fuera de la cercanía del resto, no hacer nada más que ir a votar. Olvidarse de comidas, asados y demás, visitar a los parientes, los amigos y vecinos del viejo barrio, pueblo o ciudad. No hacer ningún tipo de reuniones familiares luego o antes de ir a votar. Concurrir a la mesa, ejercer el sufragio y regresar.

Solo de esta manera, casi mecánica, podremos decir que lo hicimos bien.

A la clase política, a las autoridades, es bueno expresarles que, debieron articular algunas medidas más que las que han anunciado, entre ellas, la flexibilidad en la obligatoriedad del voto que nos impone a exponernos y exponer a los demás frente al posible contagio.

Esperemos que los uruguayos y uruguayas actuémos con mesura y cuidado y como decía la abuela, no vengan a llorar sobre la leche derramada.

Viejo Vizcacha