Lunes, 05 Abril 2021 11:28

La lentitud en vacunar puede comprometer su eficacia

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Dos estudios dados a conocer recientemente en la plataforma medRxiv, aún sin revisión por pares, ponen en evidencia de qué manera la morosidad en la vacunación contra el COVID-19 en Brasil puede comprometer la eficiencia de la campaña nacional en lo que hace a la disminución de la cantidad de muertes causadas por la enfermedad durante el actual pico epidémico. 

En uno de los artículos, cuyo autor principal es Eduardo Massad, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FM-USP), se estima que se salvarían alrededor de 127 mil vidas hasta el final de 2021 si Brasil hubiese puesto en marcha el 21 de enero pasado una vacunación masiva, con aproximadamente dos millones de dosis aplicadas diariamente. El promedio actual ha venido siendo de 200 mil personas inmunizadas por día, es decir, un 10 % de lo que sería ideal según los investigadores, con base en el potencial demostrado por el Sistema Único de Salud (SUS), el sistema sanitario público nacional, durante campañas de vacunación anteriores.

Si los esfuerzos de inmunización hubiesen ganado fuerza un mes después, el 21 de febrero, la cantidad de muertes evitadas bajaría a 86.400 a fin de año. A medida que el tiempo pasa, la estimación disminuye a 54.500 (21 de marzo), 30.300 (21 de abril) y 16.400 (21 de mayo).

“Por lo que todo indica, la vacunación masiva en Brasil solamente se pondrá en marcha en forma efectiva en agosto. Y arrancará únicamente si el Instituto Butantan y la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) cumplen la promesa de entregar 150 millones de dosis hasta julio. No estoy contando con las vacunas de otros laboratorios, tales como Pfizer, Moderna o Janssen, pues en caso de que lleguen al país durante este primer semestre, lo será en cuentagotas. Para que fuese posible tener un panorama distinto, esa negociación debería haberse concretado el año pasado”, afirma Massad.

Karina Toledo - FAPESP