Jueves, 04 Noviembre 2021 12:00

Mides eliminó el programa SOCAT

Escrito por

El director de Gestión Territorial explicó que con este nuevo cambio se busca “aumentar las horas de atención y la cobertura territorial”. 

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) eliminó el actual modelo de tercerización para la atención a la ciudadanía a través del Servicio de Orientación, Consulta y Articulación Territorial (SOCAT), un dispositivo que apuntaba a “impulsar el desarrollo comunitario y la activación de redes de protección local a través de la participación de vecinos e instituciones públicas y privadas”.

El director de Gestión Territorial del Mides, Alejandro Sciarra, aclaró en diálogo con Montevideo Portal que no se dejará de atender a las personas que estaban recibiendo ayuda a través de este servicio ya que se está en un proceso de contratación de 100 técnicos a través de Uruguay Concursa.

“Nos encontramos en proceso de contratación de 100 técnicos a través de Uruguay Concursa, que trabajarán en territorio y recibirán la estrategia de abordaje del territorio de parte del Equipo de Dirección Departamental (director departamental + jefe de oficina + referente técnico de Gestión dependiente de MIDES central) que corresponda. Se busca dar más poder de decisión a este equipo de Dirección, de modo de fortalecer la descentralización y la capacidad de tomar las decisiones con conocimiento pleno del territorio y respeto por la estrategia del Ministerio”, explicó.

En este sentido, señaló que se pondrá foco en la atención a la ciudadanía y a la persona dado que se multiplicarán las horas de atención, donde cada técnico cumplirá treinta horas semanales, la mayoría de las cuales serán destinadas a la atención de la ciudadanía y no diez horas por equipo, forma en la que estaban distribuidas anteriormente con el SOCAT. Además, reforzarán el “principio de equidad territorial” ya que fortalecerán la atención en territorios que hoy están desatendidos y en los que viven quienes no llegan a las oficinas del Mides.

En diálogo con el programa En Perspectiva de Radiomundo, una integrante del colectivo de organizaciones que gestionan los SOCAT criticó el cambio que implementó el Mides y auguró que traería problemas como la precarización de los vínculos laborales y la pérdida de horas de trabajo en el territorio”. A su vez, habló de partidas demoradas, que provocaron atrasos en el pago de salarios.

Por el contrario, Sciarra comunicó que “aumentaron las horas de atención y los territorios atendidos” y que se “reforzarán” los nodos temáticos con presencia institucional, sea de la Dirección Nacional de Gestión Territorial (DNGT) como de los programas e institutos, según corresponda a cada temática”. Asimismo explicó que, a menudo, sucede que las personas “no pueden acercarse a una oficina territorial” porque el horario de atención coincide con el horario en que deben estar trabajando.

“Pues el nuevo modelo contempla la posibilidad de realizar atención ciudadana durante los fines de semana, en donde el Ministerio estará presente allí donde las personas se reúnen y encuentran”, añadió.

“Se dice a menudo que el programa SOCAT se inició en el gobierno de Jorge Batlle. En realidad, se trataba de algo totalmente distinto, que se llamaba SOCAF (porque nace en el marco de INFAMILIA) y que respondía a necesidades completamente distintas”, comenzó diciendo el jerarca del Mides.

En ese entonces —dijo— se crearon 100 dispositivos los cuales fueron sufriendo “retaceos” en los últimos años, “sin que se oyeran voces de resistencia”. “Por ejemplo, en 2014, los SOCAT de 3 zonas, contaban con 70 horas semanales de atención a la ciudadanía por equipo. Hasta ese año, el servicio SOCAT era financiado con dinero del Banco Interamericano de Desarrollo. De ahí en más, se financiaría con presupuesto del Mides. Entonces las horas de atención de los SOCAT de 3 zonas pasaron de 70 a 40 horas; los de 2 zonas pasaron de 55 a 30 horas, y los de 1 zona pasaron de 35 a 25 horas. Para 2019 había un único modelo que tenía 10 horas de atención a la ciudadanía por semana y por equipo”, informó.

“El contexto hoy en día es distinto. El Estado (no sólo el MIDES) se muestra más presente en los territorios, el acceso de las personas a la información en general y a la información en cuanto a sus derechos es más universal”, acotó.

El cambio surge porque tomaron una decisión general, “una decisión país”, porque, en general, la estrategia de las organizaciones que nucleaba los SOCAT corrían por “carriles paralelos” a los del ministerio y, más aún, de la dirección departamental, que era de dónde dependían, según manifestó. “Se manejan en muchos casos con total autonomía de criterios, realizaron convocatorias a la ciudadanía en calidad de SOCAT sin dar a conocer al Mides los lineamientos”, comentó.

Por último, Sciarra informó que se evidenciaba una “escasa atención a la ciudadanía” y que, según los registros, la suma de atenciones de los SOCAT “apenas llegaron a una quinta parte de las atenciones que realizan las oficinas territoriales”. El director de Gestión Territorial explicó que dicha situación puede explicarse porque el SOCAT “se limita en su territorio”, cubriendo un fragmento acotado. Esto atenta contra el principio de equidad territorial, que nos exige igual oportunidad y capacidad de atención estén donde estén las personas.

Finalmente, dijo que los equipos técnicos del SOCAT “no se sienten a menudo parte de la identidad del Ministerio”. “No se presentan como parte del Ministerio ante la ciudadanía. En algunos casos se rigen bajo reglas arbitrarias de intervención, lo que supone que los procedimientos para la resolución de los casos dependen de la situación puntual tanto como de los criterios del equipo que se encuentra interviniendo”, sostuvo.

“El Mides no pretende que las organizaciones se retiren del territorio. Es más, muchas de ellas sabemos que seguirán y seguiremos trabajando juntos. Esto no es contra las organizaciones. Es un cambio de perspectiva. El ministerio tiene una estrategia distinta, se nos encomendó esta gestión para cambiar lo que entendíamos se debe cambiar, y venimos con un modelo de gestión territorial nuevo”, agregó.

“Cada convenio SOCAT tiene un costo para el Mides de aproximadamente $ 1.800.000 por año. Y, sin embargo, no se visualiza por parte de la población como el Estado en el territorio. Esa no identificación debilita la acción estatal y no permite que la persona que se acerca al dispositivo sepa que está frente al Estado y sepa por ende, qué puede exigir”, concluyó.

Montevideo Portal